También te puede interesar:

El Peregrino De Emaus

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sé el primero en puntuar este artículo)
Cargando…

Titulo: El Peregrino De Emaus Proyecta la cancion                213 

Autor: E. Gumucio

Video 1

Video 2

Video 3

Instrucciones para descargar el mp3 de los videos

Audio

 

       La                              Mi

POR LA CALZADA DE EMAÚS,

                         Re              La

UN PEREGRINO IBA CONMIGO

 fa#m                            do#m

NO LE CONOCI AL CAMINAR

     Re  LA               Mi                     La  Lam

AHORA SI, EN LA FRACCIÓN DEL PAN

 

                               rem                Mi                 lam

Que llevabas conversando, me dijiste buen amigo

                              Mi                              Lam

y te detuve asombrado a la vera del camino

       Sol                           Do     Mi                Lam

¿No sabes lo que ha pasado ayer en Jerusalén?

                          Mi                                       Lam  

con Jesús de Nazaret a quien clavaron en cruz

       rem                 Lam               Mi               La  

por eso me vuelvo triste a mi aldea de Emaús.

 

Van tres días que se ha muerto y se acaba mi esperanza                                                                                                                                                                                                   

dicen que algunas mujeres al sepulcro fueron de alba:                                  

Pedro Juan y algunos otros hoy también allá buscaron

mas se acaba mi esperanza no encontraron a Jesús,

por eso me vuelvo triste a mi aldea de Emaús.

 

¡Oh tardíos corazones que ignoráis las escrituras!                                                                                                                                                                                     

los profetas que anunciaron que el Mesías padeciera               

y por llegar a su Gloria escogiera la aflicción

En la tarde de aquel día yo sentí que con Jesús

nuestro corazón ardía a la vista de Emaús.

 

Hizo señas de seguir El solo el camino                                                                                                                                                                                   

y la luz del sol poniente pareció que se moría:

¡Quédate, con nosotros compartiendo nuestro pan!                             

y al destello de su luz en la bendición del pan

mis ojos reconocieron al amigo de Emaús.

 

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *